Los Augures

[et_pb_section admin_label=”Sección” global_module=”1272″ fullwidth=”on” specialty=”off” transparent_background=”off” allow_player_pause=”off” inner_shadow=”on” parallax=”off” parallax_method=”off” make_fullwidth=”off” use_custom_width=”off” width_unit=”on” make_equal=”off” use_custom_gutter=”off”][et_pb_fullwidth_post_title global_parent=”1272″ admin_label=”Título de publicación” title=”on” meta=”on” author=”on” date=”on” categories=”on” comments=”on” featured_image=”on” featured_placement=”background” parallax_effect=”on” parallax_method=”on” text_orientation=”center” text_color=”dark” text_background=”off” text_bg_color=”rgba(255,255,255,0.9)” module_bg_color=”rgba(255,255,255,0)” use_border_color=”off” border_color=”#ffffff” border_style=”solid” title_font_size=”48px” date_format=”j F Y” custom_css_main_element=”margin: -50px -5.5%;||max-width: 1920px;” custom_padding_last_edited=”off|” custom_padding=”150px||200px|”]

[/et_pb_fullwidth_post_title][/et_pb_section][et_pb_section admin_label=”section”][et_pb_row admin_label=”row”][et_pb_column type=”4_4″][et_pb_text admin_label=”Texto” background_layout=”light” text_orientation=”left” use_border_color=”off” border_color=”#ffffff” border_style=”solid”]

Los augures eran los sacerdotes de la antigua Roma especializados en interpretar los signos. En Roma tenían igual relevancia los sacra que los signa. La disciplina auguralis desempeñaba dos tipos de funciones principales:

  • Consagrar los monarcas: la auguratio era una ceremonia en la que el augur pide a los dioses -Júpiter- su protección y que transmitieran su fuerza divina al nuevo monarca.
  • Procurar el crecimiento: el auspitium era la observación del vuelo de las aves. Las asambleas, donde se trataban los asuntos públicos, no se celebraban sin antes saber si los dioses autorizaban dichas reuniones.
Dibujo de un augur

Dibujo de un augur

Los augures según la tradición romana

Según la tradición, Rómulo fue el fundador de Roma y el primero de los augures. Júpiter era quien debía dar una respuesta en forma afirmativa o negativa a este tipo de peticiones, dónde las aves desempeñaban el papel mediador entre los dioses y la humanidad. La validez de los auspicios tenía un límite cronológico. Podían ser de dos tipos:

  • Impetrativa: son los mas importantes, los solicitados por los magistrados. Su responsabilidad recaía sobre el pretor. El magistrado era asistido por el augur, ya que él no podía interpretarlo, sólo confirmar las acciones a tomar, una vez que el augur le hubiese dado su auguratio. En caso contrario se cometía una falta religiosa que conllevaba unas consecuencias en forma de castigo divino.
  • Oblativa: son espontáneos, no los inician los augures. Cuando se producen, impiden proseguir una acción iniciada, la paralizan.

La técnica de los augures

El auguraculum es una especie de observatorio situado en una colina -el mas importante era el del Capitolio; otros eran el Quirinal y el Palatino- donde debían realizarse los auguratios. La vista debía ser limpia, por lo que las edificaciones que impedían una correcta visión eran derribadas.

El cavernaculum era una tienda desmontable con una pequeña apertura para contemplar el exterior. Dentro había una silla de piedra con una orientación muy precisa, mirando al sur.

El auspicio se realizaba al alba por la necesidad de una buena visibilidad y un silencio completo. Cualquier ruido invalidaba la ceremonia, de ahí que la silla no fuese de madera. Se elegía una parte del cielo -espacio augural o templum augural- que se delimitaba con el lituus o bastón augural.

Si aparecían las aves por el este se daba vía libre a todas las acciones –siniester, por el este, permitir. Esto se fue perdiendo por influencia griega ya que en esa cultura todo lo que tuviera relación con la izquierda era malo. Se fijaban en el tipo de ave, su vuelo y su graznido:

  • Alites: los signos se aprecian en el tipo de vuelo: altura, trayectoria, posado… Las especies elegidas era el águila, el buitre y el halcón.
  • Oscines: los signos se aprecian en los graznidos: tono, dirección del sonido y frecuencia de canto. Las aves de referencia en este caso eran el cuervo, la corneja y el búho.

La ciencia de los augures

La disciplina auguralis era, por tanto, una ciencia constatada desde los inicios de Roma pero con mayor relevancia durante la República. La decadencia es notoria pese a que algunos opinen que lo único que sufrió fue una renovación, adecuándose al nuevo panorama político. Se sustituyen los auspicios por otros nuevos, pudiendo ser realizados por jefes militares y magistrados con poderes auspiciales. La observación de las aves se cambia por el tripudium –no se trataría de una práctica nueva. Consistía en la observación de dos pollos sagrados mientras comen grano, si comían con avidez era una buena señal, si se atragantaban, mucho mejor pero si no comían era un pésimo augurio. Un tueno o un rayo impedían celebrarlo.Es una ceremonia menos compleja y mas manipulable. El pullarius era el encargado de los pollos que siempre acompañaba al magistrado en sus campañas.

Al final del Imperio proliferaron los auspicios de carácter privado, para bodas, contratos…

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]

Guillermo

Licenciado en Historia Antigua por la UCM. Continuo especializándome en la divulgación cultural haciendo uso de las nuevas tecnologías de representación y los medios sociales. Extender el conocimiento y crear conciencia son la mejor forma de preservar nuestro patrimonio. También puedes encontrarme en www.historiadospuntocero.com y en www.traslashuellasdeltiempo.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *