Read Time3minutoss, 53segundoss

Los romanos fueron los primeros en conectar el mundo mediterráneo por otro método que no fuese el propio mar y los ríos que confluyen en él. Para ello, impulsaron una red viaria que perdurase y permitiese una comunicación rápida y fluida entre las remotas regiones del Imperio. En realidad se trataba de verdaderos muros enterrados.

Construcción

Lo primero se explanaba el suelo y si era necesario se procedía a su deforestación, después se excavaba hasta llegar a la roca y se pavimentaba con la suma crusta; finalmente se procedía al enlosado o arenado. La obra final tenía 4 niveles:

  1. Summa crusta: es lo que nosotros vemos, el pavimento. Enlosado en las que han aguantado hasta nosotros pero no en todas era así.
  2. Nucleus: son piedras muy pequeñas con mucha cantidad de hormigón.
  3. Rudus: es la capa mas estrecha formada por piedras pequeñas mezcladas con hormigón.
  4. Statumen: es un lecho de piedras grandes.
  • Milliarium: servía para marcar las distancias. El milario más antiguo es el Millarium Aureum del 20 ANE que se encuentra en el Foro Republicano y muestra las distancias de todas las capitales de provincia respecto de Roma.
Sección de una calzada romana
Sección de una calzada romana

Solían tener 1 m. de profundidad y 8 m. de anchura pero en tramos complicados o con mucho tráfico, como las entradas a las ciudades, se ensanchaban y se hacían apartaderos. En terrenos pantanosos o zonas montañosas se hacían las adecuaciones requeridas como túneles o puentes, aunque éstos eran muy costosos y se trataban de aprovechar los vados de los ríos durante el estiaje. Las principales ciudades, de hecho, se situaban en ellos. Además eran lugares sagrados, ya que han aparecido exvotos. La palabra pontifex, por ejemplo, significaba guardián del puente.

El odómetro era un aparato para medir distancias. Se trataba de un carro con un canastillo con piedras identificables y una rueda con 399 dientes cortos y una mas largo que hacía que cada 1 milla cayese una piedra. La groma era un aparato para trazar alineaciones perpendiculares. Su uso era ritual.

El trazado es muy parecido al que se realiza en la actualidad: trazos rectilíneos, con las menores curvas posibles y evitando las pendientes; con el fin de facilitar el transporte pesado y aportando la visibilidad necesaria para garantizar la seguridad. Los valles se evitaban debido al peligro de inundación; la vía discurría a media altura y contaba con cunetas de desagüe. Además tenían forma cóncava y se realizaban con materiales impermeables para evitar la acumulación de agua de lluvia.

En los últimos años ha ido cobrando importancia el estudio del paisaje viario, compuesto por las mansio -lugares de descanso para los viajeros-, las mutatio -lugares de refresco de caballos-, los mullus medicus -veterinarios-, las fuentes y las capillas. Se emplazaba una mansio cada tres mutationes, es decir cada 10 o 15 km.

Tipos de calzada

No todas las calzadas romanas era realizadas de la mejor piedra, eso es un error historiográfico muy grande que nace en que Roma y la romanización fueron marmóreas. El hecho es que los romanos eran muy pragmáticos y adecuaban el material empleado y la forma constructiva a cada terreno.

  • Via terrenae: únicamente de grava o cantos rodados para zonas proclives a los corrimientos de tierra.
  • Via sílice strata: elaborada a partir de guijarros menores o de simple arena
  • Via glarea strata: de arena y grava. Vía de la Plata.
  • Via lapide strata: la mas urbana y vistosa, con losas de piedra. Se construía a la entrada de las grandes ciudades. Vitrubio nos describe como eran estas vías pero sólo se fija en las de las ciudades y nos las rurales por lo que siempre se ha pensado que éstas eran las únicas de origen romano y las dos anteriores de la Edad Media.

Rangos de vías

  • Vias publicae: eran vías públicas construidas por iniciativa de los cónsules pero financiadas y mantenidas por el Estado. Normalmente tomaban el nombre del cónsul. La primera fue la vía Apia.
  • Vias vicinales: son vías secundarias que arrancan y mueren en las principales. Eran construidas y mantenidas por los ediles locales a través de la financiación de la población local.
  • Vias privatae: eran nexos entre las anteriores vías y las parcelas privadas que corrían a cuenta del propietario de la finca. Sólo los más pudientes podían permitírselas.
00

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

X
X