El yacimiento de Ashkelon, puerto comercial milenario

Su posición estratégica ayudó a su desarrollo como urbe. Este puerto natural yace en una bahía tranquila a medio camino de la ruta caravanera que unía Babilonia con Egipto. Por mar, recibía a las naves cargadas con mercancías y, por tierra, a las caravanas procedentes de oriente que acababan su largo recorrido en ésta y otras tantas ciudades-estado de la franja costera levantina. En su época de mayor esplendor llegó a alcanzar las 51 ha. y a albergar a 15.000 individuos en el interior de sus potentes murallas. Ellas son el único vestigio que ha llegado hasta nuestros días de aquella milenaria ciudad portuaria, tras haber sufrido numerosos cambios de trazado, demoliciones y reconstrucciones debido al paso del tiempo y de constantes asedios.

Restos de la muralla de Ashkelon

Restos de la muralla de Ashkelon

La primera referencia a esta ciudad la encontramos en la estela de Merneptah (iskeluni) dónde se les pone en relación ya con la palabra habiru, posiblemten los hebreos. Debió de gozar de un gran status durante el reinado del faraón Amenhetep IV dado que han sido hallados unos documentos conocidos como las “Cartas de Amarna” (1350 ANE) dónde se menciona a rey conocido como Yidya, gobernante de la ciudad de Ašqaluna.

Pero es del periodo filisteo del que conocemos más detalles gracias a la destrucción acaecida tras la toma de la ciudad por parte del ejército de Nabucodonosor en el año 604 ANE. Este rey babilonio ordenó prender la ciudad hasta sus cimientos por la fuerte oposición que le había ofrecido.

A diferencia de otras ciudades de la costa cuyos puertos se encontraban separados de la ciudad, en Ashkelon -una de las cinco ciudades de la Pentápolis filistea mencionada en la Biblia- se encuentra directamente en el mar, con su mercado y toda la ciudad volcada al Mediterráneo. No sorprende si tenemos en cuenta que la economía de Ashkelon se basaba en el comercio marítimo de las mercancías que llegaban desde los cuatro puntos cardinales.

A través de la excavación arqueológica del mercado de Ashkelon, el bullicioso mundo de los filisteos está siendo revelado. Los arqueólogos han ganado la penetración en muchos aspectos de la vida. Entre los artefactos que han sido desenterrados, podemos encontrar desde productos de lujo importados de lugares remotos hasta la batería de cocina local más simple y común que empleaban para elaborar su rica y equilibrada dieta.

El examen minucioso del sector del mercado ha alterado nuestra concepción acerca de la economía en la antigüedad y el modo de hacer negocios en el mundo antiguo. El trueque, a contrario de lo que se pensaba, era empleado en un porcentaje muy bajo de las transacciones y siempre en las de carácter local o entre individuos de la zona; para los intercambios a gran escala se utilizaba la plata como moneda de cambio. Ésta era pesada en la balanza del mercado mediante el uso de unos pesos estandarizados. Una gran cantidad de esos pesos han sido hallados agrupados en una de las calles del mercado, descubriéndose que corresponden a sistemas métricos diferentes; lo que indicaría que una clientela muy diversa frecuentaba el mercado de esta ciudad filistea.

Tanto el tipo de mercancías que manejaban como la clase de tiendas halladas, incluyendo una tienda de grano, una carnicería y una tienda de vinos sugieren que los filisteos de Ashkelon gozaron de un alto nivel de vida. Estaban muy conectados con el mundo mediterráneo y con su poderoso aliado en el sur, Egipto, lo que les proporcionó altas cotas de rentabilidad en sus intercambios comerciales al actuar de agente intermediario.

Parque Nacional de Ashkelon

Parque Nacional de Ashkelon

Actualmente el yacimiento se encuentra enmarcado en un parque al que acuden familias los fines de semana para hacer barbacoas y relajarse de la vida. Sólo algunos grupos acuden a visitar los restos arqueológicos cuyo estado ruinoso hace necesario el uso de la imaginación para recobrar el glorioso pasado de lo que fue uno de los enclaves comerciales más importantes del Levante mediterráneo.

Guillermo

Licenciado en Historia Antigua por la UCM. Continuo especializándome en la divulgación cultural haciendo uso de las nuevas tecnologías de representación y los medios sociales. Extender el conocimiento y crear conciencia son la mejor forma de preservar nuestro patrimonio. También puedes encontrarme en www.historiadospuntocero.com y en www.traslashuellasdeltiempo.com

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.